Skip to the main content.
Featured Image

Anatomía de un Facebook Ad

Todos hemos visto anuncios en Facebook. Unos nos gustan más, otros menos. A veces nos gustan sus formatos, otras veces son demasiado intrusivos. A día de hoy Facebook es la red social más importante a nivel de publicidad pero lo que es mejor: está al alcance de todas las personas y todos los bolsillos. Podemos elegir entre múltiples formatos según lo que queramos conseguir, elaborar un lenguaje e imagen propios y contactar directamente con nuestro target. ¿Estás pensando en probarlo? Bienvenido a esta introducción a la anatomía de un Facebook Ad.

 

¿Desde dónde creamos un Facebook Ad?

Power Editor es la plataforma de creación de anuncios de Facebook. Desde allí podrás montar toda tu campaña, lanzarla y seguirla de una forma accesible y simple. Aun así, si te planteas darle cierta importancia a tu publicidad social, explotar los recursos que te pueda proporcionar y hacer crecer tu negocio, te recomendamos que trabajes con alguna empresa Partner de Facebook, como Adsmurai, para estar al día de todas las novedades en procesos y formatos, optimizar tus campañas y disponer de un software como Adsmurai Marketing Platform para manejar mucho mejor todas tus campañas, ya sea en Facebook como en otras redes sociales (como Instagram) de forma simple y con un conjunto de especialistas listos para ayudarte y asesorarte en qué más conviene a tu campaña, en cada momento.

 

¿Qué puedo conseguir con un Facebook Ad?

Lo que tu quieras. Dentro de un rango de opciones, claro. Facebook te propone una lista de objetivos para tu empresa o negocio para que enfoques tu publicidad y consigas mejores resultados. Los principales son:

  • “Me gusta” en la página: para aumentar tu número de fans.
  • Interacción con una publicación de la página: para que una de tus publicaciones tenga un mayor alcance, más “me gusta”, comentarios o sea compartida. En el caso de una publicación de vídeo, este objetivo te conseguirá más reproducciones.
  • Clics en el sitio web: para que los usuarios de Facebook con un interés real visiten tu página web.
  • Conversiones en el sitio web: para conseguir acciones específicas en la web. Ejemplos son: la venta de un producto concreto, inscripción a la newsletter…
  • Instalación de tu aplicación: para aumentar el número de descargas.
  • Interacción con tu aplicación: para generar actividad una vez descargada la app.
  • Respuestas a eventos: para conseguir asistencia y/o difusión de un evento que hayas creado.

 

 

 

¿Cómo creo una campaña?

Para crear una campaña debes tener claro tu objetivo. De hecho, una campaña es la definición del objetivo y puede englobar grupos de anuncios y anuncios. Pongamos un ejemplo. Si yo soy una marca de ropa y quiero publicitarme en Facebook, en primer lugar definiré la campaña. Pongamos por caso una campaña de conversiones en el sitio web. Una vez tengo clara la campaña que quiero hacer, creo dos grupos de anuncios. El primero servirá para promocionar el período de rebajas y conducirá a los productos rebajados de mi página web. El segundo estará dirigido a promocionar productos concretos en formato DPA (Dynamic product Ads) y crearé uno para camisas y uno para vestidos.

Os proporcionamos una imagen de Facebook que lo representa a la perfección:

Anatomía de un Facebook Ad

 

¿A quién le muestro mi anuncio?

La segmentación es una de las partes más importantes de la campaña. Es importante conocer a tu cliente ideal para dirigirle el anuncio gracias a las herramientas de segmentación por datos demográficos, intereses y conexiones.

Dentro de los datos demográficos, los 4 datos básicos son la ubicación (único dato obligatorio), edad, sexo e idioma. De todas maneras, haciendo clic en “Más datos demográficos”, también podrás segmentar por intereses, situación sentimental, nivel de formación, especialidad, centro educativo, universidad y lugar de trabajo. En cuanto a la ubicación, podrás seleccionar países enteros y excluir determinadas regiones.

Los intereses hacen referencia a las páginas que siguen los usuarios o las actividades que realicen y expongan en Facebook. Si vendo ropa de deporte buscaré personas que tengan interés en el deporte en general o en deportes específicos de los que venda material.

Finalmente, las conexiones sirven para llegar a los usuarios que ya están conectados a tu página, o para excluirlos y llegar únicamente a nuevos clientes.

Una vez hayas segmentado tu público objetivo, tienes la opción de guardar estas audiencias para futuras campañas o para realizar un retargeting sobre ellos. Además, cuando ya hayas lanzado tus anuncios, recibirás información y obtendrás un registro de los usuarios interesados que interactuan con tu publicidad. Esto te servirá para trabajar con custom audiences. Así, para futuras fases de la campaña o campañas futuras, podrás impactar a un número de usuarios que ya ha mostrado interés por tu negocio y ha interactuado con él.

 

¿Qué estrategia de bidding debo seguir?

Se puede pagar por CPC, CPM o CPM optimizado. Para los métodos de CPC y CPM tienes que hacer una puja por el precio, en cambio, el CPM optimizado te da un precio fijo en función de las oportunidades detectadas por Facebook para ese anuncio o campaña. Pero, ¿cuál es el mejor? Todo depende del objetivo de la campaña. El CPM puede servir para llegar a un número mayor de usuarios si lo que queremos es notoriedad. El CPC por otro lado garantiza el pago por un público interesado, ya que si le impacta pero no hace click en él, no deberás pagar por ello. Elabora la estrategia que más te interese o consulta con la empresa Partner para que elabore la mejor para tí.

 

 



¡Deja un comentario!